La textura del arrecife [material natural del litoral peruano, confundido con pómez], la diversidad de cáctus nativos del país, así como la tradición artesanal de los talladores de piedra de la costa norte, inspiran este eco-diseño. Los orificios verticales actúan como sistema de drenaje natural.