En la conquista de los mochicas

Mauricio Navarro en la conquista de los mochicas. Creativo. Estudió diseño industrial en la PUCP y a través de sus artefactos y souvenirs retrotrae el mundo precolombino. Sus trabajos han ganado premios internacionales.

Mauricio Navarro y sus socios han retrotraído el mundo Mochica a un escritorio, una mesa de centro, un aparador. Sus  productos artesanales [artefactos, objetos decorativos, utilitarios, souvenirs] están diseñados bajo la inspiración de la iconografía de las culturas prehispánicas, sobre todo Moche.
“Lo que hemos hecho es trastocar figuras, asimilarlas y volcarlas a nuevos soportes, pero siempre respetando su valor estético, su universo andino”, explica.
Navarro y sus socios de empresa Christian Ramos y Rómulo Tijero han creado la marca Kux, una marca para sus productos que significa algo así como “magia Mochica”. Con ella se están abriendo un camino que incluso ya han ganado premios internacionales como el German Design Awards 2016, en Frankfurt, Alemania, que les da el derecho a recibir en febrero del año que viene el galardón en el gran festival de diseño en ese país. También han ganado recientemente el A´Design Awards 2015, en Milán, Italia. Y aquí en Perú el Padis 2015.
Todo empezó cuando Mauricio Navarro, que nació en Ilo en 1981, abandonó sus estudios de economía para estudiar en la facultad de Arte de la Universidad Católica.
 “Pero yo no quería estudiar pintura ni dibujo ni fotografía, yo quería hacer algo creativo pero en otros rubros”, detalla.
Es así que optó por especializarse en diseño industrial.  Y eso se complementó cuando tuvo la ocasión de viajar el norte, pues su madre es trujillano.
“Allí, contemplando los caballitos de totora, la cultura Moche y su iconografía, tuve la idea de asimilar y recrear todo esa riqueza artística y trasladarla a objetos cotidianos, hacerlo en distintos soportes”, cuenta Mauricio.
Pudo hacer diseños más urbanos, vanguardista, pero optó por la iconografía prehispánica [aunque también ahora trabajo en todo campo].
“Me resultan más narrativos los mochicas, como el hombre búho, el degollador –comenta–. La iconografía inca es abstracta, geométrica, simplificados, pero la secuencia de los guerreros moches parecen ser parte de una  historieta”.
Mauricio y sus socios trabajan también con artesanos de distintas regiones.
“Lo que pretendemos es que sus trabajos tengan siempre un valor agregado, creativo y con ello no solo afirmen su identidad sino también tengan réditos económicos con sus trabajos, como lo hemos hecho con artesanos del bosque Pomac”. refiere.
Y siempre respetuoso, no sólo en el intento de hacer de los mochicas una cultura “viva”, sino también con los pagos que ha hecho en El Brujo y otros templos prehispánicos.

www.larepublica.pe/impresa/ocio-y-cultura