La Cultura Mochica es revalorizada mediante el trabajo de Christian Ramos (CR), Mauricio Navarro (MN) y Rómulo Tijero (RT), integrantes de la empresa de diseño Kux. Ellos se inspiran en la iconografía y estilo de vida de los antiguos pobladores de Lambayeque y La Libertad para crear diseños que plasman en polos, peluches, tapetes, chullos y llaveros.

 ¿Cómo nació Kux?

CR: Comenzamos con un estudio de artes visuales hace diez años. Hacíamos impresos, webs y otros trabajos multimedia para terceros. Hace dos años decidimos crear Kux, que significa «sangre» en el idioma de los moche.

¿Qué buscan con su emprendimiento?

CR: Nuestro principal propósito es que la cultura se mantenga viva, que no esté encasillada en un museo o en un curso de historia, sino que sea parte de los jóvenes. Queremos que la cultura se venda como una imagen «cool».

¿Por qué eligieron a la Cultura Mochica como inspiración?

CR: Nos centramos en los moche por su desarrollo artístico y visual, por su cultura ligada al mar. Tienen un extenso bagaje iconográfico que no tienen otras culturas.

MN: Para nosotros es una cultura muy rica, más relacionada con el contexto de ahora. En sus imágenes hay una parte oscura que nos jala. Parece una caricatura sangrienta.

¿Cómo plasman eso en diseños?

CR: Viajamos al norte para trabajar con arqueólogos y las comunidades. Participamos en las excavaciones gracias a Rómulo. Él nos ha hecho el enlace.

¿En qué consiste el trabajo con ellos?

RT: Nosotros vamos a la fuente científica. Convivimos con los artistas de las comunidades. Tienen un alto nivel, pero nadie los conoce. Hemos estado en el Valle Chicama (La Libertad) y en el Bosque de Pómac (Lambayeque).

¿Cómo fueron sus primeros productos?

CR: Al principio hacíamos los peluches en Lima con un peluchero. Luego, cuando nos acercamos a las comunidades empezamos a utilizar algodón nativo y el telar de cintura.

¿Dónde los venden?

MN: Nuestros productos están en el Museo de Arte de Lima, en el Museo Larco Hoyle y en tiendas de diseño contemporáneo. También vendemos por internet.

¿Qué hicieron para que su empresa crezca?

MN: Nos asesoraron en CIDE-PUCP como un proyecto incubado. Antes de esto no teníamos mucho conocimiento de administración de negocios. Luego de la capacitación empezamos a estructurar con más sustento nuestro plan empresarial. Empezamos a hacer que el arte también sea un negocio.

¿Cuál es la diferencia entre Kux y otras empresas de su rubro?

CR: Participamos de la ola de identidad del país. Antes las cosas locales eran poco valoradas. Lo precolombino era huachafo. Ahora se le está dando mucho valor a lo autóctono.

 ¿Cómo piensan expandirse?

MN: Participé en una feria en Argentina. Conocí gente muy activa en el mercado de industrias culturales de Latinoamérica. Asistí a rondas de negocio con posibles compradores. Producto de eso se nos ha abierto otra puerta. En diciembre viajaré a Chile para participar en un «workshop» para mostrar nuestros productos.